facebook twitter instagram

Felo Monzón

Casa Museo Colón. Gran Canaria

Felo Monzón, 1972

...Castejón es un artista con sed de aventuras. Aventuras que lo conduzcan a la proximidad de un ideal artístico pleno de contenido gráfico de lo social. Está prendido en el embrujo de una expresividad hiriente, descriptiva y conturbada.

Su norte artístico es, en el momento presente, un relato estético de los problemas del hombre y sus complejos existenciales. Como los artistas del Renacimiento aspira a la hegemonía humanística. Desea la preponderancia, la vigencia, de un ser trascendente con sus alegrías y sus dudas, su futuro incierto y su apremiante necesidad de un universo construido. Es la consecuencia del medio desconcertante y trágico en que vivió su primera juventud. Y como durante años ha conocido un contorno de perfiles borrosos hoy aspira a liberarse de aquella presión oscurantista y dar paso a la claridad de una luz alborada. oscurantista y . dar paso a la claridad de una luz de alborada.

No olvidemos que su formación artística es producto de un clima incierto. El cruel y despiadado que pro¬dujeron dos postguerras: la civil y la mundial. Un panorama de angustia ha conformado su estética y signo creador. Lógico es, por tanto, el que sus reacciones afectivas lleven impreso el deseo de olvidar el pasado. Y que as¬pire, actualmente, a convertir su arte en una generosa aportación constructiva. Que olvide el signo dramático y con¬vierta su quehacer en canto a la bondad tan soñada por el hombre.

El arte de Castejón se formó en una época de colapso. Aún discurre por los inciertos años actuales de inquie¬tud libertaria. Esta realidad presiona en las peculiaridades de su personalidad. Así se estructuran las características dominantes de su pintura: que el hombre-símbolo está roto, quebrado, por el drama y angustia del vivir actual.

Sus obras pictóricas son una contenida concreción humana. Amasada y compleja exaltación de lo orgánico. Una nueva figuración sin artificio. Un mágico y personal recuerdo del ser, pero también el efluvio generoso de una lucha empeñada por conseguir una meta que arte y sociedad tienen irremediablemente señalada.