facebook twitter instagram

La más absoluta seriedad

J . J . Armas Marcelo, Las Palmas, 1974.

El trabajo de Castejón está presidido por la más absoluta seriedad; una seriedad que no evita, por supuesto, la lucidez del elemento lúdico, un camino emprendido hace algunos años, contra todos los vientos y mareas que se producen en la mente y en la experiencia de un hombre con vocación de creador; un camino que paso a paso, y a través de una praxis positivista ha conducido al pintor desde la revelante angustia -llevada al primer plano en los momentos más delicados de su experiencia- hasta los campos blancos del sarcasmo, cuyo germen es, según el pintor, la anécdota convertida en objeto primero de la obra.

La lucha, la angustia que incide en la respiración neurótica, asmática del creador artístico es otro de los grados sensitivos, a escala de experiencia personal, que marca la obra de Joan Castejón: una lucha que es transformación global de todos –de cualquiera- los procedimientos estéticos de todos los esquemas funcionales procedentes del cambio; procedentes de esa maduración existencial del artista. esa lucha y esa transformación van a determinar y, en definitiva, a construir las paredes madres de su edificio artístico.

Algo habrá de presencia biológica en todas sus épocas; las modulaciones de un mundo que evoluciona destrozando las etapas anteriores, de un universo que desgrana las flores marchitas, los diversos humores que ya no tienen validez dialéctica en la parte de tiempo histórico que nos ha tocado vivir.